Teléfono móvil y niños: ¿cuáles son los peligros?

0
48

POR: 

Internet ha supuesto una revolución en nuestras vidas. Niños y mayores cuentan ya con smartphones y tablets de última generación con acceso a los contenidos web. Para los más pequeños (de entre 6 a 12 años) llamados “nativos digitales” tener uno o incluso varios teléfonos móviles es habitual. Pero este supone muchos riesgos si no se utiliza de manera correcta.

Qustodio es una aplicación gratuita de control parental en Internet que busca proteger el uso que un niño pequeño puede hacer de los diferentes dispositivos que posee. Recientemente han presentado el “I Estudio Sobre Bienestar Digital: Familias hiperconectadas; El nuevo panorama de aprendices y nativos digitales”, con la intención de descubrir cómo es la convivencia con la tecnología en las familias españolas.

Sus conclusiones indican que los más pequeños gastan más de mil horas de media al año conectados a Internet, algo que no parece sorprendente si se tiene en cuenta que según este estudio una familia española tiene de media 3 dispositivos móviles en casa. Esto implica que el tiempo medio diario que los pequeños pasan conectados asciende a casi dos horas y media al día.

De la misma manera, Qustodio también ha elaborado un análisis con los 7 síntomas que un niño experimenta, claves para determinar si está haciendo un uso patológico de Internet:

Aislamiento familiar

Cambios en la rutina y aficiones

Alteración del sueño

Fracaso escolar

Cambios de humor y en las relaciones sociales

Estrés ante la falta de tecnología

Ansiedad y depresión

teléfonos móviles peligros

El papel de los padres es fundamental para que los niños adquieran hábitos tecnológicos saludables. “Es obligación de los padres educar de manera responsable a sus hijos para que hagan un uso adecuado de sus teléfonos móviles. Es importante darles un buen ejemplo con el uso de sus propios smartphones porque sino, con qué tipo de autoridad le vamos a pedir a un chico que haga un uso responsable de su móvil”, apunta Guerrero.

Las consecuencias de pasar demasiado tiempo con el teléfono móvil son muy graves para los niños. “Hay chicos que tienen unos índices de adicción ya al teléfono móvil muy importantes. Es una adicción como cualquier otra con toda la sintomatología de una adicción, con su síndrome de abstinencia y todas sus consecuencias”, señala la psicóloga.

“Los niños están en una edad en la que es muy importante que desarrollen habilidades de relación con sus iguales. Que pasen tantas horas encerrados con su móvil les impide interactuar cara a cara y desarrollarlas y los expone al sedentarismo. Muchos de ellos retrasan la hora de dormir por estar más tiempo conectados o navegando en Internet y está demostrado que eso repercute en su rendimiento escolar”, sostiene.

María Guerrero advierte de que la ansiedad y depresión infantil han aumentado un 70 % en los últimos años por el abuso de Internet y la tecnología. Estos trastornos son difíciles de detectar y también son los más peligrosos para niños y adolescentes porque su autoestima está en juego, añade.

“El hecho de que los niños de secundaria pasen más horas conectados que horas lectivas en el colegio es un dato aterrador que nos tiene que hacer despertar todas las alarmas acerca de qué estamos haciendo con estos chicos y qué esperamos después de ellos”, advierte esta experta.

Los niños piden muy pronto tener teléfonos móviles

Xplora, compañía noruega de telefonía móvil, también ha presentado el I Decálogo sobre niños y móviles para fomentar su introducción segura al mundo de la tecnología. En este estudio, realizado a través de entrevistas a madres y padres de niños entre 5 y 12 años, se muestra cómo se produce el acceso a los móviles por parte de los más pequeños.

Algunos datos extraídos de este estudio muestran que los niños piden a muy temprana edad un teléfono móvil (a los 9 años), pero aún más si se trata de hijos con padres jóvenes (7 años). Uno de los grandes motivos de la compra de dispositivos móviles a tan temprana edad es por “la tranquilidad que supone estar en contacto con ellos”. Los contenidos inadecuados y que el dispositivo disponga de algún tipo de control parental son también algunas de las cosas que preocupan a los padres.

El decálogo, además, recoge 10 recomendaciones para los padres y madres en tiempos de Internet:

Prepararse para ser mayor

Frente al reto que supone darle un móvil a un niño de 6 a 12 años en un mundo dominado por Internet, Xplora ha lanzado al mercado su nuevo modelo XPLORA4. Se trata de un nuevo dispositivo reloj-teléfono que promete la inmersión segura del niño al mundo de la tecnología móvil. No tiene acceso a Internet ni a redes sociales y es sumergible. Este dispositivo también cuenta con una función de control parental y los datos que se generen se almacenan de forma segura en la Unión Europea.

María Zabala es experta en tecnología y familia y ha participado junto con Xplora en la elaboración de este catálogo. En una entrevista para EFEsalud afirma que los padres deben entender que “vivimos en un mundo con mucha tecnología y es normal que los niños tengan cierto acceso a ella”.

“Lo que tenemos que intentar padres, madres y educadores es que los niños no accedan a una vida digital por encima de sus capacidades que es lo que hacemos casi sin pensar teniendo en cuenta el tiempo y no tanto la edad o el carácter del niño en cuestión”, señala.

Esta experta recalca que “el uso del teléfono móvil también viene marcado por las necesidades específicas de cada niño”.

Uno de los temas que preocupan a la psicóloga es la escasa visibilidad que se le da a la tecnología en materia de educación. “Educamos en tiempos de Internet. Tenemos que traer la tecnología a la parcela de la educación. No se trata de educar en competencias digitales, se trata de educar a personas que viven en un mundo con mucha tecnología”, comenta.

Algunos estudios como el realizado por la Universidad Autónoma de Barcelona presentado en 2018 titulado Uso del móvil en padres, niños y adolescentes: Creencias acerca de sus riesgos y beneficios y el publicado por la prestigiosa revista de medicina JAMA Association Between Screen Time and Children´s Performance on a Developmental Screening Test coinciden en señalar que el uso excesivo de los teléfonos móviles en niños pequeños puede causar graves retrasos en su desarrollo.

Otros como el desarrollado por Qustodio ¿Reaccionar o no reaccionar? ¿Cuál es la mejor forma de enfrentarse al ciberbullying? incide en otros de los grandes peligros para los más pequeños en la era tecnológica: el acoso a través de Internet.

El uso prematuro y excesivo del teléfono móvil conlleva graves consecuencias para el desarrollo del niño a largo plazo. La exposición excesiva a las pantallas puede provocar que los niños tengan dificultades a la hora de hablar y expresarse, un desarrollo cognitivo tardío o rendimiento escolar bajo.

Otros problemas que pueden presentar tienen que ver con el aumento de peso (el uso excesivo de las pantallas favorece el sedentarismo) o trastornos en las horas de sueño (el cerebro del niño está constantemente en un estado de alerta).