Presidente: se le olvidó la deuda!!

0
125

EL AUTOR es abogado y político. Reside en Santo Domingo.

El presidente Medina con su discurso reeleccionista, no sólo ha aumentado la tasa de rechazo situada en las encuestas en un 77% en contra de una eventual repostulación, sino que ha disgustado a los seis precandidatos del PLD de su sector, a los cuales en privado les aseguró no iba a propiciar aprestos reeleccionistas a su alrededor, como una manera de ayudarlos, alentarlos a que pudieran crecer en el electorado y en las mediciones de encuestas que se hacen, tanto internamente en el PLD como hacia afuera.  Los equipos políticos de estos seis precandidatos, ligados de una manera u otra al presidente Medina, se sienten burlados y engañados por el espectáculo continuista que vieron montar el pasado 27 de Febrero, lo que evidentemente aumentará el aislamiento político del presidente Medina. En el discurso, hubo muchos temas ausentes, pero hay uno particularmente que creo es vital tratarlo en este artículo.  Se le olvidó al Presidente en su Rendición de Cuentas la deuda pública del país que dirige. Se le olvidó al Presidente informarle al país que la deuda pública total de la nación aumentó en 3,760 millones de dólares en el último año, lo que significa un aumento por mes de 313 millones de dólares sólo en el último año.  Se le olvidó al Presidente decirle al país que en la descripción del paraíso terrenal que hiciera la deuda pública total de RD asciende a 40,975 millones de dólares, equivalente al 50.6% del PIB en el año 2018.

Es importante en este punto resaltar que a enero del año 2012 la deuda pública de la República Dominicana ascendía a 23,680 millones de dólares, lo que, con relación a la existente en enero de 2019, equivale prácticamente a una alarmante duplicación de la misma. En otras palabras, durante los seis años y medio de mandato del presidente Danilo Medina la deuda pública ha aumentado en casi 17,000 millones de dólares.  Lo que nunca se había hecho. Ningún Presidente había endeudado tanto al país en tan poco tiempo. De esa deuda debió de hablar el presidente Medina en el discurso del 27 de Febrero. Porque esa deuda habrá que pagarla algún día y, si no se toman las medidas de lugar y se detiene el alocado endeudamiento externo en colocación de bonos soberanos, puede que esa bomba explote y no deje piedra sobre piedra en esta nación. Con relación al discurso, el vocero del presidente Medina, Rodríguez Marchena, sostuvo en una entrevista de un programa de televisión que el país vive mejor que lo que vivía en el año 2012, en una declaración evidentemente divisionista del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), porque en vez de resaltar los logros en los gobiernos de ese partido, quiso meter cuña para diferenciar el gobierno de Medina como mejor o superior a los de Leonel Fernández.

Al oír al speaker Marchena razoné que parece que no calculó que en la comparación le va muy mal a este gobierno con los de Leonel Fernández.  Leonel recibió de Hipólito Mejía una prima del dólar al 52×1 y ocho años después se la entregó a Danilo a 39×1.  Hoy la prima del dólar está al 50.50.  Danilo en seis años y medio ha casi duplicado la deuda pública de RD que recibió del gobierno de Leonel Fernández.  La gente vivía mejor cuando Leonel que lo que vive actualmente.  Eso no admite discusión.  El precio de la comida, de la energía, del transporte, de la gasolina, del gas, la llamada canasta familiar estaba más barata de lo que hoy tiene que pagar cada dominicano para subsistir.

Las exportaciones agrícolas al año 2012 eran superiores a las que hoy tenemos en el 2019.  Después de toda la cháchara mediática alrededor del supuesto “efecto revolucionario” en la producción nacional de las Visitas Sorpresa del Presidente Medina, las exportaciones de bienes no minerales, industria y agropecuaria, en el año 2012 fueron 1,761.5 millones de dólares; en el año 2018, sólo alcanzaron 1,507.5 millones de dólares.

Con el tema de la delincuencia fue muy triste y preocupante ver y escuchar al Presidente totalmente disociado de la realidad que vive la nación hoy con este grave flagelo. Apenas horas después de haber terminado el discurso, trágicas noticias de muertes, asaltos colectivos y asesinato de un holandés en Puerto Plata llegaban a las redacciones de los medios de comunicación poniendo en evidencia las falsas y maquilladas estadísticas oficiales.

Las próximas semanas determinarán la suerte del proceso político nacional, el futuro de la democracia y el sistema constitucional.  Estoy convencido de que si el presidente Medina lleva a cabo un proceso de reforma constitucional (que sólo sería posible a través de sobornos masivos en el Congreso) o vía un golpe de Estado como Evo Morales y Daniel Ortega en Bolivia y Nicaragua, alegando que la Constitución no le aplica, vamos derecho como país a una gran tragedia y a una ruptura del orden democrático.  RD no acepta dictadores y un intento de Danilo de aferrarse y perpetuarse en el poder representaría una dictadura que no pasará.  El Presidente debe estar claro de que hay muchos dominicanos dispuestos a pagar el precio y los riesgos que sean necesarios para defender la democracia y la Constitución de la República Dominicana.