26.3 C
Santo Domingo
domingo, febrero 28, 2021

¿Por qué los hispanos son, en mayoría, demócratas en los Estados Unidos?

A simple vista la respuesta, al título, resulta sencilla: porque los republicanos -o mejor dicho, algunos de sus líderes-candidatos-, en mayoría, son anti-migrante. No obstante, hay tres datos históricos que no son congruentes con semejante simpleza: a) los Estados Unidos es un país de migrantes; b) hasta la década de los 60, el partido Republicano contó con el voto de los afroamericanos (quizás, porque históricamente fue el partido pro abolición de la esclavitud –Abrahan Lincol-1860-63); y c) los hispanos provienen de sociedades conservadoras cuyos valores tradicionales (religiosos-familiares) colindan mucho mas con los valores conservadores de los republicanos y no con los liberales-tolerantes de los demócratas. Entonces, ¿por qué el fenómeno?

Las lecturas podrían ser muchas, pero me inclino por dos: 1) los demócratas –desde Kennedy y Johnson– han sido más pro activismo social; y 2) los republicanos, con la excepción de Ronald Reagan (su reforma-amnistía migratoria integral de 1986) y George W Bush (su 40% de voto hispano)- no han parido líderes-candidatos capaces de concitar-mantener la simpatía del voto hispano. Encima, la plataforma doctrinaria-ideológica del partido Republicano (sobre todo, sus alas: conservadora y ultraconservadora -Tea Party-), opera como un muro de contención que cada vez más lo enfrenta a un desafío real: la composición demográfica-étnica-racial de los Estados Unidos. Y en el contexto de ese dato demográfico-político-electoral, surge una pregunta: ¿será que no se enteran que los hispanos son la primera minoría? Lo dudo.

Cierto que el candidato Donald Trump no deja duda, opción ni brecha en su discurso anti-migrante (haciéndole, de paso, el juego-trabajo a los demócratas), aunque en su discurso-aceptación (la convención republicana) hizo una clara diferencia o salvedad entre migración legal e ilegal; pero igual, lo del muro lo delata-reafirma: anti-migrante y punto. Contrario, Hillary Clinton (que comparte con Trump una altísima tasa de rechazo y un impredecible empate técnico que ahora se agrava con los recién revelados WikiLeaks que hizo saltar del cargo a la presidenta del Comité Nacional Demócrata) y los demócratas no solo cortejan el voto hispano, sino que con su activismo social, la impronta de un presidente afroamericano; pero sobre todo, a través de su arsenal de Ongs, líderes hispanos cautivos (algunos conscientes y a conveniencia; otros, los mas; que ni se enteran) y mass-media -que encarrilan y endorsan el voto hispano- les insuflan el sueño-señuelo, o conciencia, de tener “su voz” (“su propia voz” ¿…?, o cuando no o, en su defecto, la de un gringo-candidato que habla o balbucea español) vía la ciudadanía y, de paso, los inducen al voto-castigo contra el partido anti-migrante: por supuesto, el Republicano. Es una ecuación política-electoral sencilla, pero rentable electoralmente para los demócratas. Y me pregunto: ¿No podrán hacer lo mismo los republicanos?

Sin embargo, hay, en mi opinión, en todo este asunto de juego político-electoral, temas neurálgicos (racismo-migración-fanatismo-amenaza terrorista) y el poder en mano de un determinado partido político, un fenómeno que no logro entender del todo, y es este: ¿Por qué razón la mayoría de hispanos que nacieron en los Estados Unidos, o que ya se hicieron ciudadanos y se asimilaron-integraron en la sociedad norteamericana, no exploran, de manera política-estratégica y en cantidad suficiente, ingresar e impactar la plataforma doctrinaria-ideológica del partido Republicano, y renuncian a la especie de zoquete-cliché político-electoral en que los han nicho-izado los demócratas?

Claro que el problema no se reduce al doble asunto o chantaje electoral-migratorio, sino que tiene otros componentes, aristas y atractivos que guardan estrecha relación con una agenda más amplia e inclusiva-corporativa: situación económica individual y del país, discriminación étnica-racial o estereotipo-prejuicio sobre un determinado perfil racial, tasa empleo-desempleo, inflación alta o baja, poder adquisitivo, programas sociales, calidad de la educación, sistema de salud, etc., y por supuesto, un tema en donde el candidato Donald Trump se concentra-centra más que Hillary: el de la amenaza terrorista que torpemente Trump asocia a la migración, e ipso facto, al fundamentalismo-terrorismo de EI (Estado Islámico) en un enfoque-discurso político-electoral errado (que él exacerba-acentúa por la radicalidad de su histrionismo político-ideológico público) cuando dicho evento-fenómeno es una amenaza global.

No obstante y a pesar de la torpeza-fijación de Trump y de la propia plataforma doctrinaria-ideológica del partido Republicano, los hispanos –a corto y mediano plazo- deberían pensar seriamente ingresar -como ya dije- al partido Republicano con una doble intención: a) modificar e impactar su plataforma doctrinaria-ideológica y su agenda; pero no -como sucede en ambos partidos- desde la perspectiva de buscar simple presencia y ventaja-proyección política-individual (de algunos de sus líderes hispanos), sino desde la perspectiva política-estratégica de liderazgo y potabilidad de poder no en tanto a partir del origen étnico-racial per se; y b) echar por tierra la cultura del chantaje político-electoral de “tipificarnos” como hambrientos de “residencia”, de “permiso de trabajo”, de “ciudadanía” o de algún papel en Hollywood (casi siempre caricatura de nosotros mismos), cuando en realidad somos -¡y hace algún rato!- la primera minoría y como tal no hay que regatear ni mendingar nada, si no, mas bien, ampliar nuestra presencia activa-propositiva en todos los ámbitos-espectros (política, partidos políticos, poderes públicos, instituciones, economía, negocio, laboral, educación, artes, ciencia, deporte, innovación, tecnología, etc.) de la sociedad norteamericana por derecho cívico-constitucional y ansia-deber de superación personal-profesional.

En otras palabras -y es mi firme creencia-, los norteamericanos de origen hispano, deberían ser, primero, por convicción, y después, por conveniencia política-estratégica, demócratas o republicanos, o viceversa (digo, a los que les interese la política -como ciudadano o como carrera). Pero jamás, zoquete-trofeo de uno ni de otro.

Related Articles

Tildan de “hipócritas” a Biden y a su oficial de prensa por bombardeo a Siria luego de criticar a Trump por lo mismo

Hasta miembros del Partido del presidente cuestionaron la movida por Twitter Manifestantes iraquíes protestan un año después de los ataques de EE.UU. en Irak en...

Jennifer López, cansada de ser humillada

Humillada por los rumores de una nueva infidelidad de Alex Rodriguez, Jennifer Lopez le da a su prometido una nueva lista de reglas. Días...

Nuevo estudio revela detalles de cómo fue capturado y asesinado el Valiente, el faraón que luchó por la unificación del antiguo Egipto

Un análisis de la tomografía computada realizada a la momia de Seqenenre Taa II demostró que fue herido en la cabeza por múltiples agresores. La...

Latest Articles

Tildan de “hipócritas” a Biden y a su oficial de prensa por bombardeo a Siria luego de criticar a Trump por lo mismo

Hasta miembros del Partido del presidente cuestionaron la movida por Twitter Manifestantes iraquíes protestan un año después de los ataques de EE.UU. en Irak en...

Jennifer López, cansada de ser humillada

Humillada por los rumores de una nueva infidelidad de Alex Rodriguez, Jennifer Lopez le da a su prometido una nueva lista de reglas. Días...

Nuevo estudio revela detalles de cómo fue capturado y asesinado el Valiente, el faraón que luchó por la unificación del antiguo Egipto

Un análisis de la tomografía computada realizada a la momia de Seqenenre Taa II demostró que fue herido en la cabeza por múltiples agresores. La...

Marte y el pago por noticias de Google y Facebook en los clics tecnológicos

Bogotá.- Estas son las principales noticias tecnológicas de la semana en América. 1. Una ley pionera obliga a Google y a Facebook a pagar por noticias En...

Emma Coronel, la esposa del Chapo Guzmán: ¿culpable de qué?

Javier Buenrostro A principios de los años 30, una chica menor de edad de Alabama llamada Virginia Hill estaba empezando su carrera como mesera...