Panorama del 2019 para Nueva York

0
168

Las líneas 2,3 4 y 5 son algunas de las afectadas por los retrasos de este viernes.FOTO: JEWEL SAMAD/AFP/GETTY IMAGES

POR:EDWIN MARTINEZ 

eldiariony.com

El 2019 acaba de comenzar y desde ya es visto por analistas y líderes como un momento determinante para que el Estado y la Gran Manzana promuevan cambios que lleven a Nueva York hacia el progreso, la justicia social, la igualdad de derechos y la modernidad, en momentos en que hay crisis profundas declaradas públicamente en diversas áreas, que han generado severas críticas y duros señalamientos sobre la manera en que se está manejando la ciudad.

El clamor por acciones concretas que redunden en el bienestar y el mejoramiento de la calidad de vida de los casi 9 millones de neoyorquinos, entre ellos 30% hispanos, parece ser la bandera para el 2019, en temas como el transporte, la vivienda, los derechos de los inmigrantes y de las mujeres, cambios en la justicia penal, proyectos de infraestructura, protecciones laborales, de salud, educación, recreación y medio ambiente.

Y aunque todos estos asuntos forman parte de las preocupaciones para el año que está empezando, los ojos de gran parte de la población están puestos especialmente en decisiones legislativas y administrativas que afectarán la vida cotidiana de millones de habitantes. Proyectos como la reforma a las leyes de renta controlada, el incremento en los precios de la MetroCard y el programa de MetroCards para los pobres, las obras del metro y los autobuses, la lucha contra el desamparo, la inversión y ampliación de programas escolares, la construcción y preservación de apartamentos asequibles y el manejo de NYCHA, rondarán las cabezas de los neoyorquinos en el 2019.

Y aunque este año Donald Trump parece no ser la principal prioridad de muchos, líderes políticos como el presidente del Comité de Inmigración, Carlos Menchaca, reclaman la urgencia de que haya mayores protecciones para los indocumentados, más ayuda con abogados gratuitos y lucha contra los crímenes de odio, la discriminación y la defensa de los derechos laborales, sin importar el estatus migratorio. “Como ciudad tenemos el compromiso de seguir protegiendo a nuestras comunidades y la mejor manera es a través de leyes que le pongan freno a la Administración federal”, asegura Menchaca.

Raquel Montijo, 87.
Los residentes de NYCHA en El Barrio opinan sobre las condiciones de la vivienda.

El concejal de Brooklyn destaca además puntos como la necesidad de despenalizar el uso de la marihuana, que de manera desproporcionada representa más del 90% de detenciones relacionadas con el consumo en la Gran Manzana. El cierre de la cárcel de Rikers Island antes del tiempo pautado, también seguirá siendo en el 2019 otro de los clamores de los activistas, al igual que la aprobación del impuesto a los millonarios y la tasa de congestión a los autos que circulen en partes de Manhattan, para financiar obras del metro. Las esperanzas de muchos neoyorquinos es que finalmente el año que acaba de aterrizar, que viene de paso con el incremento del salario mínimo a $15 la hora, termine con pocos saldos en rojo y muchos puntos positivos que conviertan a Nueva York en una ciudad verdaderamente justa y segura, que defiende los derechos de todos por igual y que sirva como ejemplo para otras urbes del país en momentos en los que el discurso anti-inmigrante de Washington quiere imponer el compás nacional.

Estos serán en general varios de los aspectos que se moverán en Nueva York en el 2019

Nora Rodriguez. Legisladores de Albany anuncian dura pelea por reformar leyes de rentas en las escalinatas de City Hall.

Reforma a las leyes de alquileres
El cambio en las leyes de alquileres, que regulan las rentas de más de 2.5 millones de neoyorquinos que viven en más de 1 millón de apartamentos controlados por las normas estatales, y que vencen el próximo mes de junio, será una de las principales batallas del 2019 a nivel legislativo. Con un frente común, integrado por voces progresistas que se posesionarán en Albany, inquilinos y activistas, son altas las esperanzas de que la nueva Legislatura estatal, de mayoría demócrata, promueva cambios radicales en los arrendamientos. La promesa de gran parte de los 63 senadores y 150 asambleístas que conforman el órgano legislativo del Estado es meter en cintura a los caseros y abogar por mayores protecciones a inquilinos, que garanticen la permanencia en sus hogares y la seguridad de que haya más viviendas asequibles, con la aprobación de un control universal de rentas’. Líderes del nuevo movimiento progresista en Albany, como la senadora Julia Salazar, defienden la aprobación de un paquete de medidas que ponga fin a desalojos y actos de acoso e intimidación, que se han vuelto comunes en los cinco condados. El llamado a Albany es a derogar normas existentes, como el bono de vacancia, que permite que los propietarios aumenten hasta en un 20% las rentas de sus inmuebles, cada vez que un inquilino se va, acabar la renta preferencial, que autoriza a cobrar los precios del mercado, así ello implique aumentos considerables, y el incremento general de renta por mejoras capitales, entre otros. Asimismo se espera que los alquileres en casas privadas, que bajo las leyes actuales no tienen ninguna protección de vivienda, también estén cobijadas por el control de rentas reguladas y que se castigue con mayor severidad a los dueños de apartamentos que no cumplen con reparaciones y recurren en violaciones y malas condiciones de los inmuebles. El mayor obstáculo serán las grandes firmas inmobiliarias.

El futuro sobre el manejo de NYCHA
Los más de 400,000 inquilinos que viven en las unidades de vivienda pública de NYCHA terminaron el 2018 en un limbo sobre el futuro del manejo de esa agencia, luego de que un juez amenazara incluso con quitarle las riendas al Gobierno municipal y dárselas al gobierno federal. Y aunque la Administración De Blasio ha sostenido acercamientos positivos con el secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano de la Administración Trump, Ben Carson, quien le dio hasta el 31 de enero para presentar planes de acción que terminen la crisis en NYCHA, es incierto lo que finalmente ocurra. El Alcalde de Nueva York ha insistido en que darle esa agencia a Washington sería un gran error, que afectaría el futuro de los residentes de las viviendas públicas, en buena proporción hispanos y negros e intentará convencer a las autoridades federales de que la Ciudad sigue teniendo el control. “Espero que podamos encontrar una buena solución aquí, continuando con un control y responsabilidad locales, porque sin ello, todas las apuestas están apagadas en cuanto a lo que suceda en las viviendas públicas”, comentó el mandatario neoyorquino. “Con el control local y la rendición de cuentas podemos continuar progresando”, agregó De Blasio, quien presentó una inversión de $5 mil millones de dólares, y un plan revolucionario para mejorar la vida de las personas que viven en NYCHA, que incluye trabajadores operando los 7 días a la semana.

La protesta fue organizada por el mismo grupo de la marcha de la mujeres de enero.

Mujeres de Nueva York marcharán contra Trump
En el marco del aniversario número 100 del derecho de las mujeres al voto, el grupo Women’s March NYC y la organización New York Immigration Coalition, se sumará el próximo 19 de enero al evento nacional “#WomensWave”, en su tercer año consecutivo, para protestar contra los atropellos de la Administración Trump. Las promotoras de la manifestación pretenden destacar el liderazgo de las mujeres negras y de color, entre ellas las inmigrantes de la Gran Manzana, en la lucha contra las amenazas y abusos del Gobierno federal

Organizadores de la comunidad “Riders Alliance” reparten panfletos para presionar al Alcalde a aprobar las ‘MetroCards para pobres.

Aumentos en las tarifas de la MetroCard y subsidio en Metrocards para los más pobres
Aunque los usuarios del sistema de transporte público siguen padeciendo a diario de las deficiencias en la prestación del servicio del metro y los autobuses, con constantes retrasos, cambios de rutas y hasta falta de información, la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA) continúa defendiendo su intención de aumentar el precio en las MetroCard a partir de marzo próximo. Las discusiones sobre este asunto serán intensas en los primeros días del año, y mientras la Autoridad de Transporte insiste en que necesita esos ingresos para poder seguir adelante con sus obras de modernización de señales y reformas a estaciones y vías, usuarios y líderes políticos lo consideran un descaro y guardan las esperanzas de que el aumento finalmente no se dé. Asimismo, el 2019 marcará la implementación del programa de MetroCards para los más pobres, un programa que espera beneficiar a unas 800,000 personas de bajos recursos con el subsidio de más de $106 millones, otorgados por la Ciudad y el Concejo Municipal para cubrir la mitad del costo del servicio. A partir de enero, aquellos neoyorquinos que ganen menos de $12,000 anuales o familias de cuatro integrantes con ingresos inferiores a los $24,399 podrán acceder al beneficio.

La poca velocidad de los trenes ha provocado que los pasajeros esperen más en los andenes.

El cierre del tren L

El 27 de abril próximo es la fecha que miles de neoyorquinos que dependen del tren L para ir a trabajar, estudiar o ir a sus hogares no quisieran que llegara. A partir de ese día el servicio será suspendido durante 15 meses para hacer reparaciones en el túnel que conecta a Manhattan con Brooklyn, averiado tras el paso del huracán Sandy hace 6 años. Aunque este cierre obligará a que los 400,000 pasajeros que diariamente usan esa línea se vean obligados a buscar otras alternativas de transporte, la MTA y la Ciudad aseguran que están preparadas para ofrecer opciones con cinco rutas adicionales de autobuses, un nuevo servicio del M14 Select Bus en la calle 14, y un nuevo servicio de ferri que comenzará a funcionar el domingo 21 de abril. Asimismo han prometido que se aumentará el servicio en otras líneas del Subway, con más de 1,000 viajes adicionales.

Marihuana.

Legalización del consumo de marihuana recreacional en Nueva York
A pesar de que la legalización de la marihuana sigue siendo un tema que divide opiniones en la Gran Manzana, el 2019 será el año para que ese asunto se discuta de manera profunda en la Legislatura estatal y si los políticos de la Asamblea y el Senado logran ponerse de acuerdo, la despenalización del consumo recreacional entre adultos podría ser una realidad o al menos avanzar para que pronto su uso sea legal. La medida cuenta con el apoyo del ala progresista de Albany y hasta del propio gobernador Cuomo, quien dio su palabra para empujar la iniciativa en los primeros 100 días de su nuevo mandato, pero no será miel sobre hojuelas, pues un sector conservador todavía tiene muchos reparos. Los defensores de la legalización señalan que se trata de un asunto de justicia, ya que bajo las normas actuales, en las que el consumo es castigado, a pesar de que su uso se da por igual en todos los grupos étnicos, los hispanos y negros son blanco de la mayoría de las detenciones, con más del 90% de los casos.

Gobernador Cuomo propone crear una tarifa de 12 dolares a los vehiculos que transiten abajo de la calle 60 en Manhattan.

El futuro de paquetes legislativos sobre impuestos para beneficiar el transporte
Dentro de las diferentes iniciativas que el nuevo mando de la Legislatura estatal se ha comprometido a impulsar y finalmente aprobar en el 2019 se encuentran también la llamada “tarifa de congestión”, que pretende crear una especie de peaje entre los $11 y $25 a aquellos vehículos que transiten abajo de la calle 59 en Manhattan. Este proyecto junto al impuesto a los millonarios, que pretende recaudar entre $700 y $820 millones anualmente con un aumento tributario a unos 32,000 neoyorquinos que ganan más $1 millón anuales, según el alcalde De Blasio y el presidente del Comité de Transporte del Concejo, generaría recursos necesarios para ayudar a agilizar las obras de modernización del metro, pero todavía existen legisladores que se rehúsan a convertirlo en ley.

El aumento del salario mínimo a $15
Finalmente y luego de varios años de haberse implementado el plan de incremento paulatino del salario mínimo en Nueva York, desde ya, más de 2 millones de trabajadores que reciben este tipo de pago verán incrementar sus ingresos. La ley ordena que las empresas con más de 11 empleados que actualmente pagan $13.50 la hora, deberán subir el pago a $15 en la ciudad de Nueva York. Las compañías que tienen menos de 10 empleados deber’an pagar $13.50 y subir el precio a 15 a partir del 31 de diciembre de este año. En localidades del estado como Nassau, Suffolk y Westchester el aumento será hasta $13, mientras que en el resto de condados el mínimo llegará a $12.00. El incremento es considerad un triunfo de los trabajadores, ya que a nivel federal el mínimo es $7.25. En cuanto a los empleados que reciban propinas, el aumento será a $10 por hora en la Gran Manzana.

Ante la audiencia en el Concejo, gente que se opone al projecto de DeBlasio/Cuomo de traer Amazon a Long Island City.

La llegada de Amazon a Nueva York en medio de quejas y reclamos
El 2019 también marcará uno de los episodios que promete estar enmarcado por discusiones, críticas y muchas quejas: la llegada de Amazon a la Gran Manzana. A pesar de que el gigante de las ventas online se prepara para comenzar a crear su segundo hogar en Long Island City, prometiendo la creación de más de 25,000 empleos. La multimillonaria compañía cuenta con el aval y la ayuda de la Administración De Blasio y la Administración estatal de Cuomo, que han prometido unos $3,000 millones para Amazon , un hecho que ha generado cuestionamientos, hasta el punto de que el propio Concejo Municipal está sobre el asunto para frenar o al menos incluir acuerdos que beneficien a la comunidad antes de que la empresa llegue a Nueva York. Los más optimistas que se oponen a la presencia de la compañía esperan que finalmente Amazon busque otra casa, pero los menos soñadores creen que en unos meses llegarán a suelo neoyorquino, y lo mejor sería lograr compromisos que causen un menor impacto negativo en la ciudad.