Menos corrupción. Más servicios y tecnología

0
110
EL AUTOR es electricista industrial. Reside en Nueva York.

Últimamente hemos estado observando que el gobierno se ufana de nuestras crecientes exportaciones de productos agrícolas.

Por ejemplo, leemos la noticia de que nuestro país es el primero, a nivel mundial, en exportaciones de cacao orgánico.

Son noticias que nos llenan de alegría.

Pero, junto a estas buenas noticias, también vemos publicaciones de agencias internacionales, como el Banco Mundial y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, sobre cuál es el componente agrícola en los respectivos Producto Interno Bruto de los países del mundo.

En esas publicaciones podemos ver que las naciones con mayor proporción del sector agrícola en su PIB son las más pobres.

Guinea 49.2%, Chad 48%, Burundi 40%, Sudán 39.6%, Mali 38%. Todas en el continente africano.

Y para hacer las cosas peores, todos esos países tienen otro ingrediente en común. La rampante corrupción.

En el otro extremo, tenemos las naciones mas ricas del mundo.

Sin tomar en cuenta las que poseen riquezas naturales como petróleo, gas natural, etc.  Vemos que en estos ricos países su porcentaje del PIB en agricultura es cero o casi cero.

Singapur 0%, San Marino 0.1%, Luxemburgo 0.3%, Holanda 1.6% y para hacer las cosas mejores, todos tienen otro ingrediente en común, inexistente o muy baja corrupción.

Con estas observaciones lo que queremos destacar es, que un país no puede utilizar como plataforma para su desarrollo, algo tan veleidoso como la agricultura.

En un área tan vulnerable climáticamente como la nuestra, basta el paso de un huracán, o de una sequía, debido al calentamiento global, o de una plaga, para que el trabajo agrícola de muchos años se vaya a pique.

No estamos bajo ningún concepto sugiriendo que nos olvidemos por completo de la agricultura.  Todo lo contario, nosotros debemos mantener o mejorar nuestra situación de que producimos el 85% de nuestro consumo de productos de la tierra.

Algo que pocos países pueden darse el lujo de tener.

Nuestra sugerencia es, que se haga más énfasis en los elementos que le han servido a esas prósperas naciones, para salir de la pobreza.

Estos países tienen varios comunes denominadores.  Tecnologías, finanzas, ciencias, manufactura y servicios.

Airbnb, la mayor empresa de alojamientos a nivel mundial, no posee un solo cuarto de hotel.  UBER, la más grande entidad de servicios de taxis en el mundo, no tiene un solo vehículo.  Expedia, un monstruo en transportación aérea, no cuenta con un solo avión. Amazon, la compañía de ventas al detalle con la mayor diversidad de productos en el planeta, no tiene una sola fabrica.

Podemos hablarle de otras multimillonarias firmas que no poseen tangibles. sus principales mercancías son simplemente conceptos.  Google, Facebook, WhatsApp, Twitter, Instagram, etc.

La agricultura es muy necesaria para garantizarnos la seguridad alimenticia nacional, pero es imperativo que nos enfoquemos en otros aspectos intangibles, como es cultivar el cerebro de nuestro pueblo, principalmente de la juventud, de nuestros estudiantes. Para que puedan comenzar a sembrar ideas y en un cercano futuro, poder cosechar mejores frutos.

Los fenómenos naturales como inundaciones, sequías, tsunamis o terremotos no tienen la capacidad de afectar el conocimiento.