Llegó a su fin la gran estafa de Ramfis

0
85
EL AUTOR es escritor y político. Reside en Nueva York.

as, que varios periódicos dominicanos publicaron la noticia siguiente: “La Junta Central Electoral (JCE) comunicó a Ramfis Domínguez Trujillo, nieto del dictador Rafael Leónidas Trujillo, que no puede ser candidato presidencial en la República Dominicana, por ninguna organización política, porque no ha renunciado a la ciudadanía norteamericana, como lo establece el artículo 20 de la Constitución de la República”.  Si acaso esta fuera una noticia falsa, no importa, pues solo lo seria por el momento, dado que antes del mes de octubre del año en curso, la misma, indefectiblemente, tendrá que hacerse efectiva.

2 – Pues bien…, esta noticia no es nueva para los que conocíamos de los impedimentos constitucionales de la pretendida candidatura del Ramfis que nos ocupa. En varios artículos expusimos las razones de ese impedimento, pero como nuestro país está cundido de “Santo Tomás”, y por gente que no puede ver más allá de la curvita, porque no conocen los temas a fondo, entonces, tuvieron que darse las cosas tal como se están dando, para que, por lo que ven y sufren en carne propia, puedan creer y actuar en consecuencia.

3 – En esta historia, “El Departamento de Estado de Estados Unidos” a través de su oficina de inmigración y nacionalidad, en su Sección 349 (a) (5) de la Ley de Inmigración y Nacionalidad (INA) (8 USC 1481 (a) (5) establece muy claramente los pasos a dar por el ciudadano norteamericano que decida renunciar a su nacionalidad.

4 – Entre otras cosas esa ley establece lo siguiente: Toda persona que desee renunciar a su ciudadanía estadounidense debe voluntariamente comparecer personalmente ante un funcionario consular o diplomático de los Estados Unidos en una embajada o consulado de los Estados Unidos establecida en un país extranjero (nunca en territorio norteamericano), y firmar un juramento de renuncia.

5 – Ha de tenerse en cuenta, que esta renuncia solo puede hacerse en persona y fuera de los Estados Unidos, por lo tanto, no puede hacerse por correo, ni por medio de agentes, o electrónicamente.  Las renuncias que no cumplan con las condiciones descritas anteriormente, no tienen ningún efecto legal.

6 – Una persona que haya renunciado a la nacionalidad estadounidense, automáticamente pierde todos los derechos y privilegios asociados con dicha nacionalidad, como son los beneficios del seguro social, pensión u otros beneficios; además, si una persona renuncia a su nacionalidad norteamericana no puede viajar a los Estados Unidos.  Por otro lado, el acto de renunciar a esta nacionalidad, no evita que las personas sean sometidas a un posible enjuiciamiento por hechos que hayan cometido o puedan cometerse en el futuro, considerados delitos por las leyes de los Estados Unidos, o que eviten el pago de obligaciones financieras, incluidos los pagos de manutención infantil pendientes en los Estados Unidos.

7 – Si el Departamento de Seguridad Nacional determina que la renuncia está motivada por propósitos de evasión de impuestos, la persona será declarada inadmisible en los Estados Unidos.  La renuncia a la ciudadanía estadounidense no puede impedir que un país extranjero deporte a esa persona a los Estados Unidos alegando algún estatus de no ciudadano.

8 – Las personas que pretendan renunciar a la nacionalidad estadounidense deben saber que, a menos que ya posean una nacionalidad extranjera, pueden convertirse en apátridas, y por lo tanto no tendrá la protección de ningún gobierno, por consecuencia tendrá dificultades para viajar, ya que no tendrá derecho a un pasaporte de cualquier otro país. La apatridia presentará graves dificultades, por ejemplo, repercute en la capacidad de poseer o alquilar una propiedad, trabajar, casarse, recibir beneficios médicos u otros, y la matriculación a escuelas y universidades, se verá afectada. Los ex ciudadanos de los EE. UU. tendrían que obtener una visa para viajar a los Estados Unidos o demostrar que son elegibles para la readmisión de acuerdo con los términos del Programa de exención de visa. Si no puede calificar para una está visa, a la persona se le puede prohibir ingresar permanentemente a los Estados Unidos.

Irrevocabilidad de la renuncia

9- La renuncia a la nacionalidad estadounidense, y por ende a la ciudadanía, es un acto irrevocable, excepto por dispuesto en la sección 351 de la INA ( 8 USC 1483).), y no puede ser cancelada o reservada sin una revisión administrativa o apelación judicial exitosa. La Sección 351 (b) de la INA establece que un solicitante que renunció a su ciudadanía estadounidense antes de los dieciocho años, puede restablecer esa ciudadanía si realiza ese deseo por ante el Departamento de Estado dentro de los seis meses posteriores a la edad de dieciocho años.

10 – En la historia de los Estados Unidos muy pocas personas han recibido perdón y visas después de renunciar a la ciudadanía americana. Hay objeción al perdón ya que las personas que renuncian a la ciudadanía son consideradas no respetuosas de las leyes norteamericanas y de sus instituciones. Hay personas que han sido puestas en la lista de enemigos de los Estados Unidos, después de renunciar a la ciudadanía norteamericana.

Lo concerniente a Ramfis de esta situación

11 – Ahora bien, teniendo nosotros estas informaciones nos toca preguntar: ¿las ignoraba Ramfis? ¿Pero también, conociéndolas – como estoy seguro que las conocía – iba él a renunciar a su nacionalidad y ciudadanía norteamericana a sabiendas de todo lo que perdería haciéndola efectiva?  ¿iba Ramfis a abandonar el lugar donde nació, y donde procreó a sus hijas y posibles nietos, y donde residen su padre y su madre, y dónde están todos sus patrimonios (¿bienes raíces y muchos millones en bancos que provienen del robo que Trujillo le hiso a nuestro pueblo), para correr detrás de una aventura que él sabía de antemano que era temeraria e inviable?

12 – Bueno…, después de estas informaciones yo espero, que los seguidores de Ramfis despierten de su ingenuidad, para que no sigan dejándose coger de pendejos por este estafador, dándole su apoyo y dinero a uno que tiene más que todos ustedes juntos.  Recuerden que él dijo, que solo para la campaña, tenía 50 millones de dólares.

13 – Desde un principio, Ramfis tenía conocimiento de los impedimentos constitucionales señalados que hacían inviable su pretensión presidencial. También él sabía que no iba a renunciar a su nacionalidad y ciudadanía norteamericana, mientras tanto, él se mantenía asegurando con falacias que su candidatura era un hecho, cosa que hacía concomitantemente realizando actividades proselitistas que le redituaron millones de dólares que sacaba de los bolsillos de sus incautos seguidores.

14 – Pero además, la aspiración de Ramfis a la presidencia de la Republica tiene un perverso propósito vengativo, acicateado por Angelita Trujillo, para quien las ansias de venganza contra quienes ajusticiaron a su sanguinario padre no la dejan dormir, cosa que maquina y realiza aunque sea sacrificando a su propio hijo, a quien para tal propósito lo ha sometido a un adoctrinamiento y entrenamiento continuo durante muchos años.

15 – En esta vendetta, Ramfis ha sido irrespetuoso e irreverente con un pueblo y su historia de masacres infinitas, maquinadas y ordenadas por el sátrapa Trujillo.  También, Ramfis ha sido desconsiderado ante los que fueron víctimas directas de esa bestia.  Decir que Trujillo fue un gran ser humano, y presentarlo como un gran dominicano y compararlo con Duarte, constituye de por sí, una provocación, una afrenta, y un desafío al sentimiento de dignidad nacional y un agravio mayor a esa gente que fue asesinada y que sufrió torturas por combatir aquel demonio.

16 – No obstante, entiendo las motivaciones patrióticas de muchos de los que siguen al Ramfis que nos ocupa.   Por suerte, la gran estafa que constituye esa patética figura ha sido develada a tiempo.  En este contexto, comparto el celo de esos “ramfistas” con relación al peligro que representa a nuestra soberanía la excesiva y descontrolada inmigración haitiana, el grosero endeudamiento del país, la entrega por chilatas de nuestros recursos naturales a potencias imperialista insaciables, como también la imparable delincuencia, y el saqueo del país por parte de los funcionarios peledeista.  En consecuencia, ante el engaño de Ramfis, yo invito a todos ese caudal de buenos dominicanos simpatizantes del simulador de marras, a cerrar fila con uno de los partidos que integran la “Coalición Democrática por la Regeneración Nacional”, de modo, que sumando fuerzas, saquemos del poder a ese peledeismo ladrón, entreguista e inmoral, para llevar a cabo un verdadero proyecto de nación, sin trujillismo, porque entendemos, que si estamos proclamando poner en práctica los ideales de Duarte, tenemos que entender que el trujillismo es totalmente opuesto e incompatible con los ideales del Padre de la Patria, con la democracia, y la convivencia con Dios.  Duarte nunca hubiese sido trujillista.  El jamás hubiese cometido el sacrilegio de decir que Trujillo fue un gran ser humano.

17 – Además, piensen los dominicanos, que en el hipotético caso de que Ramfis llegara a presidente, nos acabaría de llevar el mismo diablo con el entreguismo que él encabezaría, porque él solo respondería de la mejor manera a los peores intereses de las elites del imperio, tal como hizo Sánchez Lozada cuando fue gobernante de Bolivia, o como hicieron otros que estudiaron en Harvard y que después fueron presidentes latinoamericanos. En el supuesto caso de que Ramfis llegara a presidente de nuestra RD, él solo sería un títere más del imperio, tal como lo han sido otros, dado que gente como Marco Rubio, Ileana Ros-Lehtinen, Bob Menéndez, los dueños de la Barrick Gold y los reaccionarios más terribles de ese país, serian el verdadero poder detrás del trono.   Por esta razón, doy por seguro, que si este Ramfis llegara a presidente (Dios nos libre), de inmediato abandonaría la política inmigratoria que ha estado pregonando contra el gran número de haitianos ilegales que hay en nuestro país, cosa que haría para darle cumplimiento a la agenda de fusión que se ha denunciado tiene el Departamento de Estado norteamericano en confabulación con ciertas potencias europeas para nuestro país.  ¿Se entiende? Eso es ver masa allá de la curvita.

18 – Finalmente, saludo a todos esos hombres y mujeres bien intencionados para con nuestra patria, pero que respaldando a Ramfis han estado en el frente de lucha equivocado. Entonces, ante la nueva realidad, que da pie al fin del ramfismo, por el develamiento de su gran estafa, en consecuencia, yo invito de nuevo a los seguidores del nietísimo, a la rectificación aludida, para que, ya andando en la luz, se incorporen a la lucha de los dominicanos que nos hemos decidido a recuperar a nuestra patria de las garras de un PLD malo, traicionero, entreguista y ladrón. Ramfis no ha llegado lleno de patriotismo, sino de trujillismo.

¡Dominicanos, despertemos!, y en vez de producir afrentas y vergüenza a nuestros héroes y heroínas, mejor honrémoslos. Un Trujillo, nunca más.

A toda esa gente buena, les dejo la palabra.