Leonel sigue con los síntomas de su resaca

0
138
EL AUTOR es periodista. Reside en Colombia.

Leonel Fernández se embriagó de poder y junto a él su grupo que le celebraba a carcajada todas sus andanzas y hazañas políticas, como el dueño del bar que cierra las puertas a los parroquianos y dice al mesero, sírvele a todos que yo pago, claro, con la chequera del presupuesto nacional en la mano; así bebió de las mieles del poder desde 1996 hasta el año 2000, invitado a tomar gratis por el entonces líder de la parranda y la francachela Joaquín Balaguer.

Así fue como logró consolidarse en el Jeset político del país en su primer cuatrienio; intelectual, con un discurso seductor, con todo un futuro, aunque el bar donde acostumbraba a ir de rumba cambió de dueño, ahora lo era “el Guapo de Gurabo” para él, Leonel, fue muy fácil adaptarse al vaivén del momento hasta que le llegara una nueva oportunidad para seguir la rumba.

En el 2004 vuelve a sus andanzas con su mismo grupo de amigos, pero esta vez, también, muy bien acompañado de quien se convertiría en una primera dama, por lo que, muchos pensaron que en esta oportunidad el hombre sentaría cabeza, como se dice coloquialmente y no se embriagaría otra vez de poder.

Pero no fue así, el poder es adictivo, y más cuando se tiene un grupo de amigo que hacen de bufón del rey cuando está celebrando su fiesta por todo lo alto con el mejor vino de la cava y con invitados muy especiales para él; así se sentía Fernández, como el rey de la fiesta que bebía y bebía hasta embriagarse con las mieles del poder y servía a sus bufones, quienes también se emborrachaban una y otra vez sin pensar que la vida debía continuar, pero, de otra manera.

Algunos amigos que no eran tan rumbero y tampoco hacían de bufones, se retiraron de su lado, aunque siguieron en la misma monarquía política del Partido de la Liberación Dominicana, tal es el caso de Danilo Medina, quien se quedó observando y analizando cómo llegaría a ocupar el trono y seguir sobrio, a pesar de las dulces y embriagantes mieles del poder.

Danilo pasó la prueba con buena aceptación del pueblo plebeyo que ahora se prepara para ver un nuevo príncipe (Gonzalo Castillo) que se colocará la corona -La ñoña como se conoce popularmente en dominicana-, después de que el rey león se retiró de la monarquía y padece lo que muchos han llamada la “resaca del poder”. Ningún analgésico ha podido quitarle la jaqueca que viene padeciendo y que se le agudizó el pasado 6 de octubre cuando lo sacaron de la rumba de la primaria interna de su otrora monarquía en el PLD.

En aquel entonces recurrió a una rapidita (pastilla contra la resaca) y le echó la culpa de sus males a un hacker, pero con esto le quedó más grande el mareo y entonces, como es conocedor de la tecnología comenzó a buscar remedio en Google y encontró lo del Software de la junta, pero, esto tampoco a pudo quitarle el malestar estomacal de la resaca.

Son tan fuertes los síntomas que padece, que, en el intento por mejorarse se inventó una sopa de “maco con cacata” por lo del refrán aquel de que “un caldito es bueno para la resaca”, lo que sin lugar a duda ha quedado desmentido porque a juzgar por las últimas apariciones, el León sigue con los síntomas de su resaca.

maentego@gmail.com