Las futuras guerras de sobre vivencia

0
208
imagen

EL AUTOR es electricista industrial. Reside en Nueva York.

Mucho se ha hablado de que las próximas guerras serán por el control de los acuíferos.  Al parecer y debido al cambio climático, el calentamiento de los polos y las nuevas tecnologías de desalinización de las aguas del mar, parece que las cosas no irán por ese rumbo.

Creemos que el problema será el crecimiento exponencial del conocimiento artificial, debido a la creación de nuevas tecnologías de computación, con máquinas cada vez más precisas, más rápidas y mucho más pequeñas,

Al punto, que un teléfono inteligente de la actualidad es más potente y sofisticado que la computadora Apollo Guiding Computer (AGC), diseñada por el MIT, (Massachusetts Institute of Technology) utilizada en  la misión del apolo XI que puso un ser humano en la luna por primera vez.

Estos avances tecnológicos, han incrementado la automatización en casi todos los aspectos de nuestras vidas.

En la industria, ya hay máquinas que fabrican casi cualquier cosa con una mínima intervención humana.  Con el agravante de que lo hacen muchísimo más rápido, con menos errores y con la ventaja de que lo pueden hacer de manera continua. Sin descansos.

En la construcción ya ensamblan un edificio en pocos días pues la mayoría de sus componentes vienen pre fabricados.

La agricultura no se queda atrás.  Desde plantar las semillas hasta recolectar y empacar el producto ya se hace mecánicamente.

En el comercio, con un teléfono inteligente,   usted puede registrar sus datos personales incluyendo números de tarjetas de débito y crédito e ir a un supermercado,  tomar lo que necesite y salir con su carrito sin tener que pasar por una cajera. 

Peor aún, puede hacer sus compras  en línea, a través del internet y todo le llega a la puerta de su casa.  A veces por medio de un vehículo aéreo no tripulado, los llamados “drones” que cada día se hacen más populares.

Hasta manejar será obsoleto en un futuro sumamente cercano.

Pero, ¿Cuál es el precio que se pagará por toda esta tecnología de punta, como dicen los expertos?

¡Desempleo!  Cada vez que una empresa se automatiza, el siguiente y lógico paso es la cancelación de empleados.

Hoy tenemos una crisis mundial no solo por las guerras, sino también por falta de oportunidades laborales.  Si esto está pasando con una población mundial que ronda en la actualidad los 7300 millones de personas, ¿Qué pasará en el año 2100 que se proyecta una duplicación de la misma, si continúan los actuales niveles de fecundidad y el aumento en las expectativas de vida?

Si todo va a ser fabricado por máquinas o robot y los humanos no van a tener empleos que les genere los medios económicos para suplir sus necesidades básicas, ¿Cómo se alimentarán?

La deforestación, por otro lado, sigue avanzando en el mundo disminuyendo los terrenos con vocación agrícola. El cambio climático sigue derritiendo los polos y se pronostica que muchas ciudades costeras desaparecerán.

Este tétrico panorama, Se puede comparar con los pronósticos del demógrafo y economista político Thomas Robert Malthus en el siglo XIX.

Este afirmó que el crecimiento de la población era exponencial, mientras que la producción de alimentos era un lineal. 

Malthus pronosticó que habría una escasez de alimentos y una gran hambruna hacia mediados de siglo. Evidentemente se equivocó de período, pero su visión no estaba totalmente desfasada.

Esta robotización y la gula de los insaciables capitalistas, va a crear un problema socio económico de impredecibles consecuencias. Pues no creemos que nadie se resigne a morir de hambre, lentamente, sin hacer el esfuerzo para sobrevivir.

Se sabe de casos de canibalismo entre sobrevivientes de accidentes, principalmente aéreos.

¡Que terrible debe ser una guerra de hambrientos! 

CarlosMcCoyGuzmán@gmail.com