La oposición no debería depender de que predomine Danilo o Leonel

0
81

 

Por Juan Bolívar Díaz

Aunque la percepción general es que resulta muy difícil vencer los intentos reeleccionistas que siempre implican todo el poder del Estado, hay quienes creen que si el presidente Medina se impone sobre Leonel Fernández, habrá más posibilidades para la oposición

 

En ámbitos de la oposición política ha surgido el debate sobre a cuál le convendría más que predominara en la lucha por la candidatura presidencial del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) que protagonizan en términos casi dramáticos el presidente Danilo Medina y el expresidente Leonel Fernández.

La percepción generalizada indica que es más difícil enfrentarse a la reelección del presidente, que siempre implica el abuso total del Estado, que a un candidato alternativo, pero en lo que parece haber consenso es en que la oposición no debe depender de que se defina la pugna Danilo-Leonel y dejar que prosiga el enfrentamiento casi total entre ellos.

La necesaria concertación
Los partidos de oposición, especialmente el Revolucionario Moderno (PRM), que aparece como la mayor alternativa en la percepción general y la encuestas, tienen como primer responsabilidad compactarse y superar las pequeñas guerrillas internas, cosa difícil estando por delante la definición de más de cuatro mil candidaturas, y tratar de concertar una gran coalición para enfrentar a un partido que ha gobernado cinco de los últimos seis períodos, con un dominio del Estado y de la sociedad casi de corte dictatorial.

Hay abundante consenso, y lo expresa la propuesta de Coalición Democrática por la Regeneración Nacional, en que sólo una gran concertación política y social, que conecte con las mayores insatisfacciones y demandas de la población, podrá crear la sinergia imprescindible para vencer el inmovilismo y atraer a un alto porcentaje de la ciudadanía que tiene escasa credibilidad en los partidos políticos y percibe al peledeísmo como invencible. Ninguno de los partidos opositores por sí solo, y ni todos juntos, podrán superar los abusos del Estado sobradamente demostrados en los comicios del 2012 y 2016, sin comprometer a la sociedad organizada.

Tendrían que hacer oposición firme no sólo al gobierno de turno, sino al PLD como responsable de que en casi dos décadas no se haya podido resolver ninguno de los problemas básicos, que ellos pregonaban como superables en dos o tres años: educación, salud, electricidad, agua potable, alcantarillados, transporte, pobreza, narcotráfico, delincuencia e inseguridad, frontera y muy especialmente la corrupción y la impunidad.

Que siga la confrontación
Sería errático que la oposición actuara en función de lo que perjudique o beneficie a Danilo o Leonel en la presente coyuntura, cuando ambos encarnan la misma corporación política, generadora de beneficios económicos y sociales sin precedentes, y por tanto muy consciente de la necesidad de mantener reglas que les permitan prolongarse infinitamente en el poder, o por lo menos hasta el bicentenario de la República, 2044, como plantea Fernández.

En el 2012, Leonel tuvo que guardarse los 2 millones de firmas que le entregaron en carretillas para que inventara una fórmula que violara su Constitución del 2010 y permitir que su rival corporativo Danilo Medina fuera el candidato. Como las encuestas daban ganador a Hipólito Mejía seis meses antes de la votación, el presidente Fernández anunció en Nueva York que invertiría 40 mil millones de pesos para garantizar el triunfo de su partido, y casi cuadruplicó la cifra, con un déficit fiscal superior a los 150 mil millones de pesos. Y Danilo fue presidente.

En el 2016, Leonel volvió a ceder para darle una segunda postulación al presidente Medina, ésta vez acordando una reforma constitucional que le prohíbe ser candidato de nuevo, pero la vendetta alcanza tal nivel que los danilistas sólo ven salvación cerrándole el paso a Leonel, quien por experiencia propia sabía lo que venía y desde el 2017 se lanzó a la calle para promoverse y hacer difícil la ruptura del pacto que hace cuatro años evitó la división.

Ahora el llamado a ceder será Danilo. Lo indican todas las encuestas, donde la oposición a otra reforma constitucional oscila entre 60 y 79 por ciento, 71 en la última Gallup-HOY. El análisis de la situación indica que si Danilo desconoce el pacto que impidió la división en el 2015, ésta vez será inevitable. Y están llegando al punto de no retorno, porque la confrontación se expande por el territorio, mientras Leonel moviliza miles de seguidores en cualquier acto, aunque sea la circulación de un libro, esta semana, o la desmesura de 32 libros en febrero.

Oposición a la reelección
Hay que dejar que ellos resuelvan o disuelvan. Las condiciones están dadas para lo segundo, pero es más previsible que predomine lo primero, ésta vez con un nuevo pacto para garantizar la integridad de la corporación política, impuesto de nuevo por quienes prefieren mantenerse en el poder, más allá del interés inmediato de los dos máximos ejecutivos. Así como en el 2016 los vientos agitados por Leonel soplaban en favor de Danilo, ahora los agita Danilo, pero en dirección inversa, porque o cumple el pacto o se rompe la baraja.

Un planteamiento en discusión es que la oposición no debe embarcarse en una cruzada antireeleccionista, porque beneficiaría a Leonel en la confrontación de la corporación política. Ello implicaría abandonar una posición casi de principio, sobre lo nefasta que es la reelección para el fortalecimiento de la institucionalidad democrática. No le pueden dejar la anti reelección a un reeleccionista como Leonel, que reformó la Constitución para poder volver luego de tres períodos, y que intentó desconocer su propia carta magna en post de un cuarto.

Sería no sólo incoherencia, sino que generaría confusión al permitir que el expresidente ocupe el liderazgo de la oposición al continuismo de Danilo, cuando él tiene amplias posibilidades de predominar y luce que sería el continuista a ser enfrentado. Claro que muchos mantienen la teoría de que la presidencia lo puede todo, por lo que cantan el réquiem de Leonel, quien esta vez tendría que ser aplastado por completo, con todo el poder del Estado, lo que a las alturas de la confrontación, generaría una división y el mejor escenario para sustituir la corporación. Para evitarlo, podría predominar la advertencia del lúcido Felucho Jiménez: “la reelección está difícil, ninguno de los otros le gana a Leonel, pero éste no gana (la presidencia) sin el apoyo de Danilo; en consecuencia tenemos que entendernos o es pa¨fuera que vamos”.

Cuál entre Danilo y Leonel
El mayor riesgo de que el Estado-Danilo aplaste a Leonel es la división, pero si se produce con tiempo, los incentivos económicos, los contratos, postulaciones y promesas podrían ayudar a recomponer el partido, aunque no sea en su totalidad. Ya el presidente dijo el 27 de febrero que está “dispuesto a pagar el precio que haga falta”, sin rendirse, para servir a la patria, “como nos obliga el llamado de la historia”.

El desguañangue institucional sería mayúsculo y probablemente sellaría un todos contra el predestinado, pero si éste usa el Estado para aplastar los de adentro, qué no hará a la hora de vencer a una oposición incoherente. Afianzaría la percepción fatalista de que “el presidente lo puede todo”, aunque no es cierto por las experiencias de Balaguer en 1978, los guzmancistas en 1982 e Hipólito Mejía en el 2004.

Si predomina Leonel, aún con un acuerdo político, la reunificación del PLD sería más difícil, y la irrupción del Estado en la campaña electoral menor, incluso podría haber boicot, a menos que sea bajo una previa reforma para volver a la Constitución del 2010, que restringiría a un solo período y alentaría la ilusión de los danilistas de volver en el 2024. Leonel sería un candidato también difícil de vencer, pero con la más alta tasa de rechazo en todas las encuestas, 22%, con 20 Hipólito, 15 de Danilo y 4% de Abinader, en la Gallup-HOY de octubre. El y sus principales ayudantes tendrían menos cosas positivas que exhibir después de tres periodos que Danilo con dos, aunque el hastío va ahora mismo contra este.

En cualquier caso, el poder del Estado en la campaña, la manipulación de los posesionarios de dos millones de tarjetas de subsidios, en gran proporción desvalidos, la abundancia infinita de recursos económicos, la posibilidad de crear decenas de miles de empleos temporeros, más de 30 mil en el 2016, el control de miles de comunicadores y la capacidad de comprar volverán a ser la diferencia. Sobre todo si se juega a la reelección.-

Danilo de tropiezo en tropiezo
El mayúsculo escándalo protagonizado por el Procurador General de la República en la evaluación de la jueza Miriam Germán y las evidencias de que se le espiaba y hasta se pidió y obtuvo la interceptación ilegal de su teléfono, embarraron al mismo presidente Medina, presente y sin reaccionar en su condición de titular también del Consejo Nacional de la Magistratura, y mostraron de nuevo que anda de tropiezo en tropiezo político.

Hasta en el propio gobierno hay alarma por las repercusiones del escándalo, agravado con explicaciones tan insostenibles como esa de que no sabían que el teléfono que se pedía intervenir era el de la presidenta de una Cámara Penal de la Suprema Corte. Es que cuando se marcha cuesta arriba las posibilidades de caídas y el cansancio son mayores. Buscan a toda costa asesorías para desviar la atención del sacudimiento generado por las graves violaciones al estatuto y la majestad del mayor órgano de la justicia, del derecho a la legítima defensa, y de groserías como la de la “villa de lujo” atribuida al mayor símbolo de la pulcritud judicial dominicana. Tal vez a eso obedece que el jueves abrieran juicio por el asesinato del abogado Juniol Ramírez hace un año y cinco meses. Pero la exclusión de responsabilidad en el crímen del director de la OMSA, como tantas veces se había anticipado, también genera indignación.

La situación generada, más la sorpresiva propuesta de cambiar el padrón abierto optado por el PLD para elegir sus candidatos por uno semi-abierto que excluiría a quienes estén inscritos en otros partidos, y distrae la atención abriendo un nuevo debate, parecen alejar las posibilidades de que Danilo Medina diga en este marzo, como prometió, si intentará burlar su propia Constitución. A menos que ya esté convencido de que los riesgos son muy altos.
———————————————————————————————————