Inventando con el turismo.

0
234

Por repetitiva, la oración cansa.  “El turismo es una de las patas principales de la economía dominicana”

Si esto es así y todos sabemos que lo es, porqué cada cierto tiempo nos amenazan con un acuerdo turístico con Haití.

Entendemos que un acuerdo de este tipo beneficiaria a los haitianos de manera instantánea. Pero, ¿Y a nosotros? ¿Hemos pensando en los riesgos de un convenio, que involucre algo tan sensible y delicado como la industria turística?

En un reportaje del periódico El País, de España,  fechado en Puerto Príncipe el 10 mar 2018, leemos:

“En Haití no abunda el agua potable. La mayoría de las casas no tiene retrete. No existe la recogida de basuras, ni su tratamiento. En la capital, de más de tres millones de habitantes, no hay ni un solo cine. Es raro ver semáforos, y más todavía alguno que funcione; pero tampoco se sanciona a los infractores en la carretera. Es un país sin autovías, taxis por las calles o cadenas de comida rápida. Por no tener, no cuenta ni con palacio presidencial, que quedó derruido en el terremoto de hace ocho años y todavía no ha vuelto a ponerse en pie”.

Ante este panorama y si le agregamos insalubridad, corrupción y criminalidad,  ¿Qué gana la Republica Dominicana con un acuerdo turístico con Haití? Por otro lado, ¿Qué pacto de cualquier tipo que hayamos concertado con ese país ellos lo han cumplido? ¿Cómo supervisaríamos que se cumpla lo convenido? ¿Quién lo garantiza?

¿Qué pasaría si en un acuerdo de turismo compartido, un turista adquiere una enfermedad contagiosa de esas que son endémicas en Haití?

¿Estaría el turista en condición de determinar donde exactamente la adquirió? ¿Por qué arriesgarnos?

Nosotros estamos en el 5to. Lugar en recepción de turismo en América Latina, solo por detrás de México y muy cerca de países como Brasil, Argentina y Chile, todos en el rango de poco más de seis millones de turistas.

Estamos por arriba de países mucho más grande en territorio como Venezuela, Colombia, Perú y Ecuador y seguimos avanzando.

¿Qué buscamos con un acuerdo con Haití donde apenas llegan poco más de medio millón de turistas? La mayoría, en  cruceros que tocan la parte norte de ese país.

No desviemos nuestro norte.  Este debe ser acuerdos con China, que ya nos certificó como uno de sus destinos turísticos.

Los números de turistas chinos siguen subiendo vertiginosamente.  Se habla de que en diez años la cantidad crecerá hasta colocarse en 700 millones.

Esto no quiere decir que la mitad de la población china va a comenzar a viajar, estos números lo que indican es que los chinos están haciendo más de un viaje turístico y de negocios por persona  en el año.

Además son los que más consumen.  Los últimos cálculos colocan los gastos por turista chino en US$923.00 por persona.

Si nosotros logramos captar solo el 0.5% de esos viajeros, cumpliríamos con creces la meta de 10 millones de turistas.

Cuando niños, nos amenazaban con darnos una pela, castigarnos o no dejarnos salir a jugar cuando nos portábamos mal.

El turismo sigue portándose bien. Muy bien.  Por favor, ¡No lo amenacemos!

 Carlos McCoy

CarlosMcCoyGuzman@gmail.com