Hipólito Mejía, el “Chacumbele” dominicano…

0
151
Danilo Medija junto a Hipólito Mejía en Santiago.
 “El pobre Chacumbele, él mismito se mató”. Así canta la canción y dice el dicho. Ramón Chacón Vélez (Chacumbele) nació el 9 de noviembre del año 1912 en Camagüey, Cuba. Alrededor de los catorce años empezó a interesarse en los circos que pasaban por su pueblo y soñaba con ser trapecista. El 9 de noviembre de 1932, día en que cumple 20 años, el poblado de Santa Cruz del Sur es literalmente borrado del mapa por un ciclón avasallador que sepultó totalmente la ciudad, sumergiéndola bajo agua y dejando miles de muertos. El joven y su perra Lolita logran salvarse trepándose a un enorme algarrobo que crecía en el patio de su casa.

Un día en que estaba “Chacumbele” en su acto de la cuerda floja con Lolita, contempló desde los aires a Llona, su amor frenético, y a Harry Silver besándose. Fue tal su rabia que perdió el equilibrio y cayó al suelo llevándose consigo a su perrita Lolita, la cual murió al instante aplastada por él, salvándole la vida.

“Chacumbele” pasó seis meses en el hospital con varias fracturas y sumido en una profunda depresión,. A su salida fue imposible retornar al circo, había quedado cojo y sin fuerzas en las manos a consecuencia de la caída. Su tío Urbano le consigue trabajo en la policía y le es asignado un puesto patrullando el Parque Central, Por coincidencia del destino, regresó al mismo parque que lo vio llegar a La Habana. Una noche de abril se quitó la vida con su pistola de policía. Así termina la historia de un pobre muchacho que se salvó de morir en el ciclón, llegó a la cúspide de la fama en el Circo Santos y Artigas, pero terminó matándose él mismo.

CHACUMBELE DOMINICANO

EL AUTOR es comunicador. Reside en Santo Domingo.

Hacemos el paralelismo entre el expresidente Hipólito Mejía y “Chacumbele” porque hay mucha similitud, aunque en áreas diferentes. Por ejemplo, Hipólito desde muy joven le gustaba la política y llegó a la cúspide de la fama.  “Chacumbele” también, después de alcanzarla, se mató él mismo, Hipólito está haciendo igual pero políticamente. 

Todo empezó después que participó en las elecciones presidenciales del 2012, donde Danilo Medina, el Estado y Leonel Fernández lo aplastaron, a partir de ahí inició el declive político del exmandatario Hipólito Mejía. El primer error que comete es que se declara líder de la oposición, pero no le hace ni le ha hecho oposición a Danilo en seis años que lleva de gobierno. Segundo error del “guapo de Gurabo” es que en medio de las elecciones presidenciales del 2016 siendo Luis Abinader candidato de su partido, el PRM, visita el proyecto habitacional La Barquita y le da el visto bueno a una obra del gobernante y aspirante a reelegirse Danilo Medina, dándole una estocada al postulante de él, que se suponía que era Luis…

Tercer error y el más reciente que raya en la necedad, imprudencia y falta de tacto, considerado por muchos de sus compañeros perremeístas como una traición al partido, y es con el tema de las primarias abiertas o cerradas, la posición del PRM y sus legisladores es que sean cerradas, pero Hipólito Mejía se despacha diciendo que las quiere abiertas, coincidiendo con el gobernante Danilo Medina y funcionarios del gobierno, que son los únicos que las quieren. 

Más de medio PLD está en desacuerdo y toda la sociedad dominicana en su conjunto, al parecer no hay una persona en el entorno del presidente Hipólito Mejía que le diga “papá tienes que guardar la forma y cuidarte de tu casualidad o alianza con Danilo, porque está haciendo como ´Chacumbele´, matándote tú mismo y no puede ser, tienes que preservarte para ser un referente en la sociedad y la política”.

ENCUENTROS

No son casuísticos los encuentros y “canchanchanismo” de Hipólito Mejía y el presidente Danilo Medina. Primer encuentro: 5 de marzo del 2013, ambos coincidieron al asistir al velatorio del exdiputado del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) Wenceslao Paniagua, en la funeraria Blandino.  Segundo encuentro: En el Palacio Nacional el 10 de marzo del 2013, a solicitud de Mejía. Tercer encuentro: 28 de febrero del 2014 en la finca del porcicultor Máximo Acosta, ubicada en la carretera Villa Mella-La Victoria. Cuarto encuentro: 26 de marzo del 2014 en la residencia de Hipólito. Quinto encuentro: 16 de octubre del 2016 en la finca del fallecido empresario del café Don Rafael Perelló. Sexto encuentro: 26 de agosto del 2017 en el acto de Ordenación Episcopal de nuevos obispos auxiliares. Séptimo encuentro: 23 de marzo del 2018, una imagen compartida por el vocero de la Presidencia, Roberto Rodríguez Marchena, muestra a Hipólito y Danilo muy sonrientes, en la misma, Mejía agarra del brazo al jefe de Estado mientras participaban en la inauguración del Centro de Convenciones y Cultura Dominicana en Santiago.

A mediados del año pasado me visitó a mi residencia el ex juez Eddy Olivares para un tema de interés suyo el cual no voy a revelar, pero si puedo decir que al concluir la conversación de lo que vino a tratarme, me habló de nuestro amigo Hipólito Mejía y su proyecto presidencial. Le pregunté que cómo iba a controlar a Hipólito para que no meta la pata y haga como “Chacumbele” que se mató él mismo, debido a que lo que tiene como fortaleza a la vez es su debilidad, la espontaneidad. Eddy me dijo que eso no iba a ser problema porque tenía todo muy bien controlado, pero a juzgar por todos los errores cometido por “papá”, le ha sido imposible a Olivares controlar a Hipólito, razón por la que lo calificamos como el “Chacumbele” dominicano. Ojalá los allegados al presidente Mejía estén a tiempo para hacerlo reaccionar y evitar su inhumación político social.

JPM