¡Hipolitistas, por Dios, reaccionen, abran los ojos!

0
156
EL AUTOR es escritor y político. Reside en Nueva York.

Muchos recordarán mi artículo de hace tres semanas atrás titulado: “Sobre la trama de Danilo, Hipólito y los empresarios”, en el vaticiné que en los días por venir ocurrirían ciertos acontecimientos políticos que dejarían con la boca abierta a muchos incautos dentro y fuera del PRM.  Apenas ha transcurrido el corto tiempo señalado, y ya se están dando esos augurios, por desgracia, muy nefastos para nuestra república.  Pero todavía falta mucho más, por lo que, sugiero a mis conciudadanos y compañeros de Partido a no dejarse abatir por lo que viene, sino, que nos mantengamos atentos y con buen ánimo para defender a nuestro amado lar de quienes la roban, la abusan y maltratan. Partiendo de estos hechos, desde hace mucho tiempo vengo sosteniendo, que Hipólito con su “troyismo”, puede echar a perder el trabajo de todos los que estamos fajados para sacar al PLD del poder. Hecha esta aclaración, pasemos al tema de hoy.

1 – El pasado miércoles 24, después de tener una reunión institucional en el Partido, salí con la decisión de no escribir más sobre Hipólito, para llevar la fiesta en paz con el grupo de fanáticos que sigue a ese carnal amigo de Danilo Medina.  Con esa decisión le quitaría la presión que sobre las autoridades del Partido vienen ejerciendo los hipolitistas, pues ellos constantemente les están exigiendo a las autoridades de nuestro Partido que hagan algo para que yo no siga escribiendo sobre su líder, porque si no, ellos harán lo de lugar para que yo no siga hablando mal de su jefe político.  Las peroratas de ellos son más amplias, pero por una cuestión de espacio, dejo al lector imaginar el contenido total o parcial de las mismas. ¿Por qué rompo con esta decisión?  De inmediato doy esa explicación.

2 – Pues bien…, la comidilla del miércoles aludido fue la noticia que daba cuenta que la facción del PRSC encabezada por Quique Antún había decidido apoyar una reforma constitucional contentiva de varios puntos, entre los cuales levantó un maremoto de indignación, la que propone la rehabilitación de Danilo para que pueda ser candidato en el 2024.  De inmediato analicé, que esa iniciativa respondía a un plan de Danilo, y que en la misma tenia que estar envuelto Hipólito, pues para aprobarse esa modificación son necesarios los votos de los diputados que lidera ese camaján.  Este planteamiento lo comenté con varios amigos, que dicho sea de paso, se mostraron escépticos de la certeza del mismo. Pero sucede, que al otro día (el jueves 25), la prensa informó que Hipólito Mejía se sumaba a Quique Antún en la aviesa propugnación de la modificación referida.

3 – Pero sucedió, que a Quique, muchos hipolitistas lo demonizaron e insultaron con improperios impublicables, cuando se supo de su propuesta para modificación de la Constitución para habilitar a Danilo, ¿entonces, ante ese desmadre de Hipólito, qué dirán de este “líder”, que ha hecho lo mismo que el reformista de marras?  ¿Seguirán ellos haciéndose los chivos locos ante los desmanes de su guía político?  Bueno, ya veo en las redes que muchos de ellos están defiendo a su líder y a su propuesta.  Tratándose de los humanos, estas preferencias e inclinaciones no es de extrañar, puesto que, entre estos, si Dios tiene sus fanáticos, el diablo también.

4 – Ahora bien…, ¿ante esta decisión de Hipólito, tomada atento a él, unilateralmente al margen del Partido y con la que hace tanto daño, debo callar?   Reiteradamente, he venido asumiendo un rol frente a Hipólito que debió ser asumido por el Partido, pero como el Partido no ha asumido la responsabilidad de enfrentarlo, de sancionarlo, de frenarlo, argumentado que sin el no ganamos; pues llegó la hora de comprender, que con él no ganamos, y entender, que con esa persona solo hemos perdido y que seguiremos perdiendo de no hacer la purga que hace tiempo debimos realizar con él.  Pero además, llegó la hora de asimilar, que Hipólito llevó a su hija a la secretaria general de Partido para blindarse y burlase de todos.

5 – ¿Por qué este planteamiento?  Muy sencillo. En el ejercicio político, Hipólito ha tenido un éxito económico sorprendente, mas no así en la política, puesto que su historia en ese campo ha sido de derrotas constantes. Hipólito solo ganó la presidencia en mayo del 2000, con una ayudita de Balaguer, pues no llegó al 50+1.  Ganó en aquella ocasión, porque en aquel entonces, el PRD ganaba esas elecciones con cualquier individuo que hubiese llevado como candidato.  Sobre ese caso no tengo que explayarme en explicaciones, porque los militantes de nuestro Partido y todo el pueblo, conocen bien esa historia.

6- Excepto aquel triunfo, Mejía, solo nos ha proporcionado derrotas electorales. El, perdió cuando se presentó como candidato a senador por Santiago; perdió las elecciones presidenciales del 2004 cuando intentó reelegirse; luego ganó las elecciones de mayo de 2012, pero como no tuvo el coraje ni la entereza para defenderla, porque no pensó en su Partido, a fin de cuentas, también las perdió, pese a tener 26 puntos arriba por sobre su contendor más cercano, Danilo Medina.    Para colmo de males, también tenemos que agradecerle a Hipólito el surgimiento del trujillismo. Esta fatalidad se inició, cuando él, violando la ley, que impide las actividades trujillistas y la entrada de los Trujillo, consintió que su primo Ramfis y los demás Trujillo entraran al país e iniciaron proselitismo político.

7 – Actualmente, Hipólito está llegando a sus casi 80 años, transitando hacia la senilidad, con todo en contra, con ese historial de derrotas, de nuevo, con una actitud de insensatez, de vanidad y de egoísmo, tozudo e irracionalmente decide participar de nuevo en la contienda electoral a celebrarse en mayo de 2020, cosa que hace a sabiendas de que no tiene ninguna oportunidad de ganarle la convención a Luis Abinader.  Y no es que yo lo diga, por decirlo, ni porque como algunos fanáticos suyos aseguran, yo tenga inquina contra él (aunque debiera tenerla). Todos mis escritos contra Hipólito han estado fundamentados en realidades incontrastables, tan así es, que ninguno del equipo de Hipólito se ha dispuesto a rebatirlos, y no lo asumen, porque no tienen la manera de hacerlo para quedar bien.

8- De las tantas de esas realidades expuestas, traigo a colación las siguientes: Actualmente las encuestas establecen un “9% de la intención del voto para Hipólito y 78% para Luis Abinader”.  Solo hay que salir a la calle y conversar con la gente para comprobar la certeza de esos porcentajes. Además, fíjese qué fenómeno político se da con Hipólito; si por esas paradojas de la vida, y por la ayuda que Danilo le prestase, él ganara la convención a Luis Abinader, yo aseguro, que de ahí no pasaría, puesto que jamás ganaría la presidencia de la República por el voto popular. Las razones, para que se cumpla esta sentencia son por todos sabidas, menos por los fanáticos de Hipólito.  Es de conocimiento general que Hipólito es un ente al servicio de Danilo, pero los fanáticos de Hipólito, simulan no estar enterado de esa situación.

9 – En la contienda electoral a realizarse en mayo de 2020, el PRM, para ganar tiene que crecer alrededor de un 16%; al contrario, el PLD solo tiene que conservar los votos cautivos que tiene con los empleados públicos, botellas, botellitas, botellones, barricas y barriquitas, pero muy especialmente mantener cautivo a ese grupo que constituye un millón que se beneficia con el bono gas, bono luz, bono solidaridad y otros. Con este clientelismo el PLD tiene asegurado una masa votante que ronda por los dos millones de personas. Estos datos nos dicen, que quien tiene que crecer es el PRM, no el PLD.

Ahora bien, ¿ante esta situación, entre Hipólito y Luis, quien de ellos posibilita ese crecimiento?

¿En esta circunstancia, la lucha por la nominación presidencial que libra Hipólito contra vientos y mareas, favorece ese crecimiento necesario cuantificado en un 16% para ganar las elecciones por venir?

10 – El panorama actual pinta muy claro, que Hipólito no es el candidato para aumentar ese 16%.  ¿Entonces, por qué, él, a sabiendas de esta situación, persiste en su inviable candidatura, cuando la misma solo acarrea división y dispendio de recursos y tiempo, cosa que solo redunda en beneficio del enemigo que el país necesita derrotar?

11 – La tozudez, el egoísmo y las felonías de Hipólito le ha costado a nuestro pueblo un alto precio. Por él tenemos 20 años en la oposición, y un PLD que se ha adueñado de las instituciones, de la economía, que ha pisoteado la democracia y que con sus políticas perversas ha envilecido a un sector importante de la población.

12 – En estos avatares, en que mucho hemos consumido nuestras vidas, hay voces de nuestro Partido (Doña Milagros, Wellington Arnaud y otros que lo hacen tras bambalinas), como también personalidades de la sociedad civil y la gente de a pie de nuestro Partido, que le han expuesto a Hipólito la conveniencia de que a esta altura de juego tengamos definido el candidato presidencial por nuestro Partido para las elecciones a celebrarse en mayo de 2020.

13 – La participación de Hipólito como precandidato tuviera sentido, si su candidatura estuviera pelo a pelo con otro candidato, pero cuando hay 69 puntos de diferencia de por medio, más la agravante de su alta taza de rechazo (Marcha Verde y la Coalición de Partidos no lo pasan), entonces, es imposible que con estas condiciones su candidatura remonte esos 69 puntos porcentuales.   Pero él, impertérrito, sigue sin hacer caso a nadie, tal como hizo impuso la reelección en el 2004, desoyendo los consejos de quienes veían las nefastas consecuencias por venir de aquel infausto intento de reelección.

14 – Con estos hechos, agravados por la confabulación con Danilo y Quique Antún para reformar la Constitución, Hipólito ha dado pie para que ya todo un pueblo considere con certeza, que él es un Caballo de Troya dentro del PRM.

15 – También, en esta reflexión consideramos, que la política por patriotismo es ciencia, arte y amor; que ella no es especulación, sino, solo digna de las inteligencias más nobles y honradas, pero cuando la política se ejerce con egoismo, obra con perversidad contra sus semejantes, y que quienes la practican así, se corrompen, y a la vez, lo corrompen y contaminan todo.

16 – En este corromper, los corrompidos detrás de poder y dinero venden su alma al diablo, y son capaces de todas las bajezas y barbaries.  En este momento estamos viendo como algunos dirigentes del Partido Reformista Social Cristiano, e Hipólito Mejía confabulados con Danilo, se están prestando para modificar la Constitución de la República. Detrás de esa jugada, sabemos que existen planes siniestros, que no auguran nada bueno para la salud de la democracia. Yo, como muchos, no queríamos que así fuera; nos negábamos a creer que un ser humano fuera capaz de tanto asco.  No obstante, como usted señor Mejía es humano, nada le es ajeno y más cuando usted ha dado muestras que de patriota, no tiene un pelo.

17 – Siempre he dicho y demostrado que Hipólito es un Caballo de Troya dentro del Partido, cosa que lo acaba de reafirmar una vez más, al alinearse con Quique Antún para someter la referida reforma constitucional.  Esta felonía de Hipólito, responde al plan de los estrategas de Danilo que busca dividir al PRM y desarticular la Coalición de Partidos que busca sacar al PLD del poder, cosa que se ha logrado en gran parte, puesto que, con la actitud y decisiones de Hipólito, ya el PRM es un Partido dividido que no puede seguir vendiendo la falsedad de que es un Partido unificado, porque ese cuento, ya nadie se lo traga.  En cuanto a la Coalición, también el danilismo está logrando sus objetivos de comenzar a desarticularla,  en este sentido el Partido Reformista encabezado por Quique Antun no seguirá siendo parte de la Coalición, pero también la Coalición no puede estar unida a un PRM, que tenga en sus filas a un Hipólito Mejía que aboga por rehabilitar a un presidente corrupto, para que posteriormente vuelva a optar por la presidencia, cuando todos estamos por meterlo a la cárcel para que devuelva lo robado y page por todos sus crímenes cometidos contra la patria.

18 – Señor Mejía, escribir estas cuartillas en el tono que lo hago, me produce mucho dolor, tanto por lo que significan lo hechos protagonizados por usted en término del daño que los mismos acarrean a nuestro país, a nuestra gente, a nuestra democracia, como por la decepción que una vez más usted produce en la oposición, y particularmente en el PRM que ahora mismo es la esperanza nacional como lo fue en tiempos idos del glorioso PRD que usted y Miguel Vargas destrozaron.

19 – Señor Mejía, ¿Por qué tanta maldad contra una nación que le ha dado tanta fortuna y glorias a todas luces inmerecidas?

Para finalizar solo me resta dirigirme a los seguidores de ese hombre que dice a bocas llenas que le debe lealtad y gratitud al gobernante que subyuga, burla, roba y engaña a nuestro pueblo, para decirles. ¡Hipolitistas, por Dios, abran los ojos, dejen de ser tontos e ingenuos!  ¡Reaccionen! Todo tiene un límite, e Hipólito se paso de la raya.

20 – No es la suerte de un hombre lo que interesa, sino el destino de todo un pueblo, que merece mejor suerte. A usted señor Mejía le recuerdo la lapidaria frase de nuestro Juan Pablo Duarte que dice: – “con el traidor ningún trato, aunque su traición nos beneficie”. –  También, vienen al caso el dicho de nuestros campesinos cuando respecto al traidor sentencian: El traidor cuando se muere, la tierra se lo traga con asco. Me causa mucho dolor escribir semejantes patibularias, pero usted señor Mejía, con sus deleznables hechos ha dado motivo a las mismas.

A usted señor Mejía, a la cúpula de PRM, a la Coalición democrática de partidos, a la Marcha Verde y al pueblo en general, les dejo la palabra.

Posdata

A – La dirigencia de mi PRM, está recibiendo una fuerte presión de ciertos aún hipolitistas, para que me obliguen a dejar de escribir contra su líder, cosa que hacen amenazando con iniciar un proceso para que me expulsen de Partido.

B – Al inicio de esta entrega comenté que iba a dejar de escribir sobre la nefasta figura de Hipólito para llevar la fiesta en paz, pero en vista del descomunal desmadre de ese Caballo de Troya, no puedo callar.  Con mi silencio no puedo hacerme cómplice de tan felona situación, contra nuestro Partido y contra el país.

C – La censura atenta contra el debate de las ideas y contra la dialéctica. Ella no ayuda a la democracia, ni ayuda a la evolución para el progreso de las naciones. De hecho, el debate de las ideas, la dialéctica, son el motor que impulsa el avance de las sociedades. Sin este ingrediente, ellas permanecerían estáticas por sécula seculorum.

D – Conociendo estas características de debate de las ideas, de la dialéctica, la iglesia fundada por emperador Bizantino y los regímenes dictatoriales de izquierda y derecha, adoptaron (y siguen en eso), con imponer la censura en su máxima expresión para evitar que el conocimiento llegara a los pueblos para ellos seguir reinando en el mundo de la ignorancia. En este sentido, hubo un tiempo en que la iglesia católica prohibió la lectura y traducción de la Biblia, so pena de muerte. De hecho, por violar esta disposición o por simple sospecha, fueron quemados vivos miles de seres humanos. También la iglesia condenaba a muerte a todos aquellos que la criticasen o que renegasen de sus dogmas. Y las dictaduras señaladas, orquestaron la quema y prohibición de libros acompañada con sentencia de muerte para los disidentes.

E – Escribir contra los poderosos, contra el orden establecido, siempre ha sido peligroso, puesto que quienes han osado enfrentar esos poderes han sufrido persecución, exilio forzado y asesinatos.  Empero, a sabiendas de ese peligro, millones de seres humanos no han cesado en exponer sus ideas, y gracias a esos valientes el mundo ha avanzado, pues si no fuera así, por los católicos, por los esclavistas, por los feudalistas, por los dictadores de izquierda y derecha, todavía estuviéramos en la oscuridad del Medioevo.

F – Hago este recuento histórico, para que, los aún hipolitistas sepan, que yo soy de esos, que no callan su pensar ni ante el peligro inminente de morir asesinado. Si ellos, por mis escritos que desenmascaran a su líder y que llevan conocimiento a la gente de nuestro Partido y al pueblo general, hallan que tienen que expulsarme del Partido, que lo hagan, pero que sepan que esas amenazas no me van a intimidar para silenciarme. Pero que se abstengan a las consecuencias, porque hoy en día a mi me respalda todo un pueblo, que está “jarto” de los falsos líderes y de los inconscientes que lo siguen.  A Hipólito, que si no quiere que hablen mal de él, que no de motivos. Así de simple es la cosa, lo dice mi pluma al servicio de la patria y de mi Partido, el cual defenderé con mi propia vida. Que no se olvide que la creación de este Partido fue una idea originalmente mía, no de Hipólito y otros, como se quiere hacer creer.