Emplazamientos a Leonel

0
249
EL AUTOR es periodista. Reside en Nueva York.

Del mismo modo-apelando a un legítimo derecho ciudadano, no de obsesos ni fanáticos-, como él ahora ha manifestado el deseo de oír a la gente, lo conminaríamos a que demuestre fehacientemente de que en realidad ello no es cierto y que el capo, para desacreditarlo, actuó por encomienda del presidente Danilo Medina y sus funcionarios. 

 Bajo ningún concepto, como se considera un hombre sobrio e íntegro que se precia de respetar al pueblo dominicano, aceptaríamos el sainete evasivo de que no se les debe dar crédito a las acusaciones de un narcotraficante.

Además de este emplazamiento, ya que el exmandatario aspira por nueva vez a la presidencia de la república, le preguntaríamos sobre el por qué nunca ha admitido haber cometido errores políticos, cuando otros no ilustrados como él y con menos luces intelectivas han reiterado que, políticamente, han cometido yerros.

 Aunque nuestro fuerte no es precisamente la política, consideramos que si el pueblo llano no sabe de sus errores y contradicciones, es porque apela a regulares artículos en los que se contradice constantemente. Claro, en un país donde sobre todo una buena parte de la gente no lee ni los diarios, esas falencias son ignoradas.

 Aparte de sus dislates e impronta de permisividades, también demandaríamos que nos convenza de si en realidad cree que un hombre que hace caso omiso a los reclamos de un joven-de cuyo hontanar tenemos certeros datos- que dice ser su hijo y físicamente hasta en la voz guarda más parecido con él que su otro apoyado y protegido vástago, Omar; puede bien gobernar al pueblo dominicano, y merece ser presidente una vez más.

sp-am