El coronavirus, el liderazgo y la recuperación nacional.

0
197

Editorial de larepublicaonline.com
Los daños a la economía y al aparato productivo nacional ya son un hecho, porque el golpe dado por el coronavirus está a la vista de todos.

Cualquiera pudiera decir que la principal desgracia ha sido la pérdida de algunas vidas y las que se puedan producir en el curso de los días, pero la paralización de la economía tiene una repercusión que en el tiempo se puede traducir en tan lamentable que podría implicar también muchas confrontaciones sociales y en consecuencia muertes.

Aunque la prioridad en este momento es disminuir los efectos de la pandemia, procede preguntarse si el país tiene un liderazgo nacional con la suficiente madurez para afrontar lo que va ocurrir después del coronavirus?

Todo parece indicar que las consecuencias podrían ser más catastróficas que lo cualquiera pueda pensar, sobre todo porque esta enfermedad tendrá paralizada la economía por espacio de un mes y cuidado sin por más tiempo.

Es una carga muy pesada para una economía ya de por sí débil por la política de endeudamiento y de la corrupción administrativa que se arrastra desde hace décadas.

La realidad del país es igual a la de una persona que ha fumado por largos años y cuando enferma ese vicio le pasa factura y generalmente los pulmones de este tipo de paciente no resiste ni unos minuciosos análisis.

Exactamente así está el paciente llamado República Dominicana, el cual ya ha dado positivo al examen del coronavirus, cuya enfermedad sufrida por sus políticas equivocadas prácticamente la hacen irrecuperable, si es que un buen liderazgo nacional no le proporciona el suficiente óxigeno para que pueda continuar con vida.

Y no es un problema de pesimismo, sino de realismo, sobre todo porque la práctica al respecto ha impactado el país de muy mala manera, donde todo el mundo quiere vivir bajo la sombra del Estado.

Ojalá que con el coronavirus las cosas no sean como siempre, donde la corrupción y el edeudamiento externo son el principal lastre de la vida nacional.