El Brexit, ni contigo, ni sin ti

0
80
EL AUTOR es electricista industrial. Reside en Nueva York.

En política, lo único verdadero es lo que no se ve. José Martí

¿Cuáles son las cosas que el común de los ciudadanos no ven en el Brexit?

Son muchas.

Vamos a comenzar haciendo una pequeña aclaración de lo que es el “Reino Unido”, el cual muchos confunden con Gran Bretaña y hasta con Inglaterra.

El Reino Unido es un territorio insular compuesto por cuatro naciones; Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda del norte.

Gran Bretaña es la isla grande que contiene en su territorio a Escocia, Gales e Inglaterra.  Irlanda del norte, al estar situada en otra isla (Isla de irlanda) no pertenece a la Gran Bretaña.

Por su parte, Inglaterra es solo la parte central de la gran Bretaña, territorio donde se localiza Londres, la capital del Reino Unido.

Para seguir con esta puntualización, una brevísima historia.

La República de Irlanda se separó del Reino Unido en el 1922 aunque una parte del norte de la isla expresó su deseo de permanecer bajo soberanía británica, constituyéndose Irlanda del Norte.

Los irlandeses, divididos entre protestantes unionistas, (fieles al Reino Unido) y católicos republicanos, (separatistas), se enfrascaron en una guerra fratricida por más de 30 años.

En el 1998 se firmó el acuerdo de Semana Santa.  Los principales puntos de ese acuerdo fueron: Cese al fuego. La Constitución de un gobierno en Irlanda del Norte compuesto por católicos y protestantes y “eliminar cualquier tipo de frontera física entre las dos naciones”.

Hoy, prácticamente, los irlandeses viven en la isla como si fuera un solo país.  A esto ayuda que ambos, la República de Irlanda y el Reino Unido, pertenecen a la Unión Europea.

Toda esta belleza se va a pique con la salida del Reino Unido.

Bruselas no está dispuesta a dejar una frontera abierta sin ninguna supervisión y Londres lo ve como una única salida al toyo ocasionado por el Brexit.

Las cosas se complican un poco más, pues los irlandeses probritánicos, ven una oportunidad para que los irlandeses republicanos, puedan colar la reunificación entre los dos países, pues la República de Irlanda va a continuar en el acuerdo europeo.

Si a esto le sumamos que la República de Irlanda goza en estos momentos de una bonanza económica sin precedentes, al punto, que está situado entre los primeros cinco países más ricos del mundo, no les sería muy difícil convencer a sus hermanos del norte.

Los ingleses, en sus relaciones con Europa siempre han tenido ciertas ventajas.  Mantienen la Libra Esterlina como moneda nacional y no son parte de la visa Schengen, que es común para la inmensa mayoría de los países perteneciente a la Unión.

Las autoridades de la Unión Europea no están dispuestas a concederles más privilegios al Reino Unido.

No quieren enviar el mensaje equivocado a países como Francia, en el cual se ha estado hablando de un Franxit, o estimular el apetito ultranacionalista como los catalanes separatistas de Cataluña y a los nacionalistas de Córcega, que hace tiempo han expresado sus deseos de separarse de los galos.

Quieren establecer claramente, que no es fácil entrar y que es mucho más difícil salir.

Sor Juana Inés de la Cruz no pudo haberlo definido mejor:

Ni contigo ni sin ti, tienen mis males remedio;

contigo, porque me matas y sin ti, porque me muero.